fb tw youtube-icon-large


AddThis Social Bookmark Button
Martes, 07 de Marzo de 2017 15:53

Sí se puede hace un llamamiento a defender y ampliar las conquistas a favor de la igualdad para las mujeres

logo_2014La organización ecosocialista considera que el patriarcado enquistado en el empleo, la pobreza, las violencias machistas y las limitaciones a la libre concepción justifican la huelga mundial de mujeres

 

Sí se puede hace un llamamiento a defender y ampliar las conquistas a favor de la igualdad para las mujeres, como un requisito imprescindible para la construcción de una sociedad democrática. La organización ecosocialista expresa su alarma ante el retroceso en las conquistas a favor de la igualdad para las mujeres, que se han logrado con un gran esfuerzo en la erradicación de los límites de la sociedad patriarcal y que han supuesto durante décadas el despliegue de una ingente labor de incontables mujeres en la defensa de ideas, leyes y comportamientos igualitarios en los espacios y las dinámicas reales de la sociedad.

La formación señala que el patriarcado continúa enquistado en asuntos que han formado parte de la agenda básica en la conquista de la igualdad: el empleo, la pobreza, las violencias machistas y las limitaciones a la libre concepción. Así lo muestran las cifras de distintos estudios que evidencian las brechas que mantienen las diferencias entre hombres y mujeres en el ámbito económico, social y político.

Por este motivo, Sí se puede apoya las movilizaciones convocadas por el movimiento feminista en Canarias e invita a la ciudadanía del Archipiélago a participar en aquellas convocadas en su isla o municipio. Igualmente, considera que el mantenimiento de la desigualdad justifica la convocatoria a nivel mundial de la huelga de mujeres, que se concreta en un paro de empleo, cuidados y consumo, a cargo de las mujeres, convocado para este 8 de marzo, durante media hora a partir de las 12.00 horas.

Precariedad, pobreza, violencia, dificultades a la libre concepción

Distintos análisis permiten afirmar que la crisis económica en la que vive la sociedad canaria desde 2008 ha servido para frenar la conquista de la igualdad en el ámbito laboral, lo que se traduce en el incremento de la precariedad y la pobreza protagonizada por las mujeres y las familias dependientes de ellas. Así, a una parte importante de las mujeres integradas en la población activa, el empleo no las excluye de la situación de riesgo de pobreza, que en Canarias se ha aumentado de forma crítica.

Esta precariedad se traduce en el predominio del empleo asalariado y de la contratación temporal, así como el abrumador peso de las mujeres en la contratación a tiempo parcial. A ello se añade la persistencia de la brecha salarial de las mujeres ocupadas, mientras que en el mundo rural son testimoniales los casos de mujeres incorporadas como copropietarias de explotaciones agrarias en los registros habilitados de titularidad compartida.

De esta manera, una consecuencia directa de la situación económica de las mujeres es su protagonismo en las estadísticas sobre empobrecimiento y condiciones de vida, que son críticas en Canarias, donde los hogares por debajo del umbral de la pobreza están mayoritariamente a cargo de mujeres. Un dato que evidencia la cara femenina de la pobreza es que los ingresos que perciben a través de prestaciones sociales son inferiores a los percibidos por hombres.

La salud sexual y reproductiva continúa siendo uno de los ámbitos que permiten observar la desigualdad: desde 2010 se mantiene la restricción a la interrupción voluntaria del embarazo por parte de mujeres jóvenes, que siguen necesitando autorización paterna para acceder a esta posibilidad. Además, su práctica en hospitales públicos es meramente testimonial, lo que evidencia la falta de implicación estatal en garantizar el disfrute de unos derechos para los que las mujeres se ven obligadas a recurrir a centros extrahospitalarios privados.

Finalmente, un análisis sobre las necesidades básicas de las mujeres en Canarias continúa señalando las violencias machistas como uno de los problemas más importantes de las mujeres en Canarias, donde presentamos una elevada tasa de denuncias y de casos, incluidos asesinatos y agresiones, no reconocidos en la propia Ley de Violencia de Género en vigor, siendo evidente la necesidad de su revisión.

Este y otros motivos llevan a Sí se puede a afrontar la conmemoración con la que se celebra la lucha de las mujeres por la igualdad con una renovación de su compromiso con la libertad, la democracia y la igualdad como derechos de todas las mujeres. A juicio de la organización ecosocialista, es imprescindible que los partidos políticos mantengan una “agenda de la igualdad”, con un programa de políticas para las mujeres con el que superar las grandísimas injusticias con las mujeres en nuestra tierra.

Superar la precariedad laboral y la sobreexplotación de las mujeres canarias en sectores centrales de la economía insular, como el turismo, desarrollar servicios públicos que garanticen los cuidados de las personas, superar las políticas de austeridad, que se han cebado especialmente en el campo de los servicios sociales y los servicios públicos, es esencial para que esta carga de la comunidad no recaiga de forma negativa en las condiciones de vida de las mujeres, todavía encargadas mayoritariamente de las labores del cuidado.

El combate contra las violencias machistas debe dar prioridad a las políticas de prevención, de forma que estas actuaciones queden fuera de las estrategias de austeridad de los gobiernos frente a la crisis. Es necesario, en consecuencia, recuperar los programas de educación afectivo-sexual en el sistema educativo, las campañas de sensibilización contra estas formas de violencia, así como el impulso de programas dirigidos a la protección de las víctimas.