fb tw youtube-icon-large


AddThis Social Bookmark Button
Jueves, 30 de Marzo de 2017 10:58

El fraude de la PCI. Asun Frías

Vota este articulo
(0 votos)

Asun_Fras_2016Su nombre es Guajara, pero podría ser Nauzet, Antonia o cualquiera entre miles; es una de las ciudadanas que espera para percibir la Prestación Canaria de Inserción (PCI). En nuestro municipio, más de 1.100 familias están apuntadas en una lista desde hace semanas o meses, pero todavía no fueron atendidas ni pudieron solicitar la ayuda. A ellas hay que sumar tres grupos más: quienes ya la tramitaron, pero todavía no la tienen concedida, quienes ya la tienen aprobada pero aún no la cobraron y quienes están esperando por su renovación.

 

En total, miles de hogares chicharreros, muchos más en todo el archipiélago, están pendientes de que el Gobierno de Canarias les ingrese esas ayudas económicas básicas y su Ayuntamiento les preste los apoyos a la integración social, a los que tienen derecho, según la Ley 2/2015, de 9 de febrero, de modificación de la Ley 1/2007, de 17 de enero, por la que se regula la PCI.

Guajara tiene 24 años y vive con su bebé. Antes de quedarse embarazada limpiaba casas, pero ya no le sale casi nada compatible con criar a su niño. Está en una de esas listas de espera de la PCI y también forma parte de otros grupos sobre los que se publican estadísticas relevantes en Canarias: jóvenes en paro (50,6%), mujeres desempleadas (26,6%), población en situación de pobreza (28,5%)... Pertenece a esta sociedad canaria en la que la brecha económica que separa a los muy ricos de la gente más empobrecida aumentó más de un 25% desde que comenzó la supuesta crisis de la gran estafa del capitalismo neoliberal globalizado.

Esa gran estafa se concreta de diversos modos en cada uno de los países del mundo. En Canarias tenemos, por ejemplo, el timo de la RIC y, en la otra cara de la moneda de la desigualdad, Guajara, como tantas familias, sufre otro fraude: el sistema le echa la culpa de estar en paro mientras le oculta que ya nunca se ofertarán suficientes puestos de trabajo como para cubrir tanta demanda; el gobierno asegura que tiene derecho a unos ingresos mínimos pero tardará un año en percibirlos o nunca los recibirá porque aprueban partidas presupuestarias sabiendo que son insuficientes; le prometen que habrá profesionales que apoyarán su integración sociolaboral, obviando que casi nunca podrán porque al poco personal contratado lo tienen desbordado tramitando papeleo… Es el fraude de la Prestación Canaria de Inserción.

Le comento a Guajara que llevamos al próximo pleno una moción para garantizar el derecho a la PCI y para avanzar hacia un sistema de garantía de rentas. Rememoro momentos de sesiones anteriores: C´s defendiendo que no necesitamos la Renta Básica porque ya tenemos la PCI; el PP y CC afirmando que las prestaciones sociales son contraproducentes para la creación de empleo… Le confieso mi poca fe en que aprueben nuestras propuestas o en que, de hacerlo, den fruto a corto plazo, pero es nuestro deber seguir luchando.

Guajara parece fuerte, de gran personalidad, como la montaña de su mismo nombre. Sin embargo, se tambalea mientras confirma que el clavo ardiendo que le prometieron para agarrarse es una estafa. Con pudor, le animo a que se una a los grupos que luchan en nuestro archipiélago por la Renta Básica y otros derechos sociales. Duda… Comprendo que solo puede concentrarse en buscar maneras para que su pequeña familia subsista hoy. Quizás, mañana, Guajara, Nauzet, Antonia y miles más se sumen a la batalla contra el fraude de la PCI y por un justo sistema de garantía de rentas en Canarias.

 

Asun Frías es concejala de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife.

Puedes seguir su perfil en Twitter @AsunFriasSSP y el del comité de Sí se puede en Santa Cruz: @SiSePuedeSCTF

Ultima modificacion el Jueves, 30 de Marzo de 2017 11:07